Flying Lotus – Los Angeles

A todos los grandes sellos les llega su hora y después de haber sido la referencia de la música electrónica de finales de los 90, Warp parecía haber perdido comba. Después de unos intentos de reconversión con los discos de Tortoise o Franz Ferdinand, una salida hacia delante y sincrética y algunas pequeñas joyas como las de Broadcast o !!!, parecía que los de Sheffiled se habían dejado adelantar en los últimos años por otros sellos como Type o Modern Love.

Con el disco de Flying Lotus, se abren nuevas expectativas, y continuan la línea marcada por las apuestas por grupos como AntiPop Consortium, por un hip-hop abstracto y desclasado, más cercano a la indietrónica Morr que a los sonidos más contundentes de DefJux. Después de su maxi ‘Reset’, parece que esos sonidos que amalgaman soul, jazz pero con una depuración propia de la música de las máquina, se extienden e intensifican sin perder su frescura y sabor a azúcar morena de caña, de la buena.

‘Los Angeles’ nos propone sonidos narcóticos con referencias a los clásicos del sello, Boards of Canada, efervescencia y calidez a la vez que un alejamiento de la épica habitual de este estilo más cercano a unos sonidos urbanos pero depurados. Las dos referencias más claras siguen siendo uno de los discos de este sello, uno de sus últimos hitos, el ‘One World Extinguisher’ de Prefuse 73 y el Dj Shadow más digital. Sonidos envolventes, orgánicos que si hubiese un género real con ese nombre, redefinirían el chill-out, electrónica con alma y herrumbre.